Las claves para convertir un local comercial en vivienda

Hoy en día, y más dada la crisis generada por la pandemia, hay muchas personas que no tienen acceso a la compra de una vivienda. No obstante, existen muchas alternativas que no requieren un desembolso económico tan elevado, como por ejemplo, la opción de transformar un local comercial en vivienda. Para ello, hay que llevar a cabo una serie de trámites tanto administrativos, como técnicos.

En primer lugar, es necesario que el propietario del local en cuestión contacte con una persona cualificada (un arquitecto o arquitecto técnico) para que pueda valorar si esto es viable o no a través de la elaboración de un estudio de viabilidad, en el que tendrá en cuenta aspectos del inmueble como la superficie, la normativa del área donde se encuentre, las condiciones del inmueble, los requisitos de habitabilidad… entre otros. Tras la confirmación de que el inmueble es viable para “transformarse” en vivienda, el arquitecto realiza un proyecto que tendrá que presentarse al Ayuntamiento.

Una vez aprobado el proyecto, el propietario del local deberá hacer frente a las tasas que conlleva la solicitud de la licencia de obra. Después, con el objetivo de constatar la transformación de local comercial a vivienda, deberá llevar cabo la declaración de alteración catastral. A continuación, ya se podrían iniciar las obras necesarias, y tras su finalización deberá inscribirse el inmueble como vivienda en el Registro de la Propiedad. Finalmente, el Ayuntamiento hace entrega de la licencia de primera ocupación (una vez comprobado que las obras se han llevado a cabo según el proyecto aprobado).

Por último, transformar un local comercial en vivienda conlleva una serie de beneficios, entre los que destacan:

  • Es una alternativa más económica a la compra de una casa: el precio es inferior a una casa convencional, y permite al comprador invertir en la reforma y contar con margen para pagar las tasas e impuestos necesarios que exige la transformación del inmueble a vivienda.
  • Opción para crear una “vivienda” sostenible: a la hora de realizar la reforma en el local es posible aumentar la eficiencia y sostenibilidad instalando sistemas y materiales específicos y haciendo uso de energías renovables.

A pesar de los beneficios, también hay inconvenientes; por ejemplo, las condiciones hipotecarias son peores que las aplicadas a una vivienda convencional (el porcentaje que financian los bancos y el plazo de devolución del préstamo suelen ser inferiores, los intereses más elevados…etc).

 

También te puede interesar